jueves, 24 de marzo de 2016

El día de tu Boda: Vestidos de novia y vestidos de fiesta

Inicio este blog sin saber cómo lo voy a continuar, pero si de algo estoy seguro es que vamos a hablar de bodas y todo lo que pueda estar relacionado con ellas.  Así que yo de ti no me lo perdería porque seguro que acabarás encontrando cosas muy interesantes.


Antes de nada me presento, soy Gabriel y un apasionado de las bodas, y de estos eventos especiales relacionados con el amor.

No sé porqué pero desde pequeño me he sentido atraído por este mundo, quizás es por la felicidad que se desprende en estos días tan felices, o porque desde pequeñito mi abuela me llevaba a jugar a la plaza de la iglesia y veía salir a cantidad de recién casados. 

Recuerdo que me quedaba mirándolos embobado. Esos días todos los acompañantes lucían sus mejores galas junto con una inmensa sonrisa. Los novios los que más felices parecían siempre. Imagino que por la tranquilidad y satisfacción de que por fin sea el día que tanto han deseado, por el que tanto tiempo han invertido y por el que tanto, también, ha sufrido.



Solo quien ha pasado por el altar sabe lo que supone preparar una boda. Sobre todo si la ha preparado uno mismo sin acudir a un wedding planner.

Desde el momento que una pareja decide casarse, empieza a crecer una montaña de dudas sobre qué, como, donde, con quien y cuando hacer tu boda.

Casarte no es tarea fácil. Seguramente es más sencillo tomar la decisión (con todo lo que conlleva) que preparar una boda.

Yo creo que el primer pensamiento de toda mujer en el momento de imaginar su gran día es el vestido de novia. ¿Cómo será? ¿Cómo le quedará? ¿Encontrará el adecuado fácilmente? ¿Podrá elegirlo libremente o tenga que lidiar con la familia por su estilo?

Al igual que la novia, casi todos los invitados piensan lo mismo al recibir una invitación a uno de estos eventos. Quizás no sea el primero, porque mucha gente piensa en el dinero que tiene que desembolsar para acudir a una, pero la ilusión nos invade, y como todos esos invitados que yo veía de pequeño en la plaza de la iglesia, lo que desean es lucir radiantes ese día.

Es por ello que en mi primer post de este blog vamos a hablar de estos primeros pensamientos cuando te dicen que tienes que ir a una boda o que te vas a casar. Vamos, hablamos de cómo vestirte para una boda.

Empecemos por la novia, porque todos sabemos que en el fondo ella es la que manda y la que decidirá cómo será toda la celebración. Pero elegir un vestido de novia no es fácil.


Elegir uno clásico o moderno, con o sin mangas, poner velo o no ponerlo, que sea pomposo o un estilo muy fino… Lo mejor antes de decidir es echar un vistazo por internet. En odet saüc es una buena página para las primeras ideas, aunque lo mismo ya ni sales de esta página, porque trabajan con muchos diseñadores, cada uno con su estilo y aunque todos son vestidos de novia, te darás cuenta de que hay tantos diferentes que no sobras con cual quedarte. Con marcas como, Aire Barcelona, Lambert Créations, Luna Novias, Charo Ruiz, entre otras, seguro que encuentras tu vestido de novia ideal. Eso si, aunque no debas perder la ilusión, cuidado con emocionarte mucho, hasta que no te pruebes en tu propia piel el vestido no sabes cómo va a quedar, y es que no es fácil tener el cuerpo de una modelo. Además, son muchas las novias que acaban llevando un vestido que ellas mismas rechazaban cuando estaba en la percha y que una vez puesto deciden que es el vestido de su boda.

Así que tras echar un vistazo por Internet es hora de pedir cita en una tienda de vestidos de novia y empezar a probar. Pero esto ya es otro capítulo.

¿Y los invitados? ¿Qué pasa con sus vestidos y trajes para estos días? Si encontrar un vestido de novia es difícil, quizás lo es más encontrar el vestido como invitada para acudir a una boda. Que además depende de muchos factores. La estación en que dará lugar la celebración, no es lo mismo casarse en primavera que en invierno, si la boda será de día o de noche, si dará lugar en interior, exterior o ambos, si eres una persona allegada a los novios o no…


Para todo esto también recomiendo, una vez resueltas las preguntas anteriores echar un vistazo a los vestidos de fiesta por internet, eso si, busca páginas especializadas, porque las tendencias cambian y las nuevas creaciones no paran de inundar escaparates.  Quizás desees para ese día especial un vestido de marca, o puede que eso te de igual, y solo busques el estilo deseado. Sea como sea echa un vistazo a estas imágenes de odetsauc. Cantidad de vestidos, de todas las marcas, colores y precios que, igual que el vestido de la protagonista del día, deberás probarte, porque no es lo mismo una foto que verlo en tu cuerpo. Eso sí, la elección puede ser aun más complicada. ¿Quieres un vestido para ese único día o uno que después puedas aprovechar para otra ocasión? ¿Deseas llamar la atención con colores chillones como el rojo o el amarillo o pasar más desapercibida con colores más apagados como el azul o el negro? Sí, el negro ya se lleva en las bodas, aunque por precaución puedes comentarle a los novios, si son allegados, si les importa que vistas de ese color…
 

Últimamente las bodas temáticas empiezan a inundar estas celebraciones. Novios que piden a sus invitados vestir de cierta manera (por colores, por estilos, por épocas), llevar complementos iguales (sombreros, fulares…). Aunque a veces puede resultar un poco engorroso, hay que hacerlo por su felicidad, ya que vas a compartir un día tan especial con ellos, qué menos que hacerlos felices con esos detalles, ¿no?

Como veis, elegir un vestido para boda no es fácil, tanto si eres la novia como si eres una invitada. Así que no desesperes, empieza con tiempo, inspírate, pregunta y pide consejos.


Seguro que lograrás lucir magnífica en un día especial.